Espai Refugi

Espai Refugi

6 d’octubre de 2015

Mirant el Silenci


A propòsit de la mirada i el silenci, el grup de Ioga Migjorn (dissabtes, a Sant Vicenç de Castellet) participarem en la performance de l'artista Ada Vilaró a la Fira Mediterrània el pròxim 17 d'octubre, a partir de les 10:45 del matí a la Plana de l'Om de Manresa. L'acompanyarem, en silenci, mirant cap a dins, asseguts/es al seu costat. Podeu venir també a mirar per dins, acompanyant-la, acompanyant-nos...

Performance Ada Vilaró -Present 24h


(extracte del llibre) Anam Cara, JOHN O´DONOHUE

La santidad de la mirada

En Sudamérica, un periodista amigo mío conoció a un vie­jo jefe indígena a quien quería entrevistar. El jefe accedió con la condición de que previamente pasaran algún tiem­po juntos. El periodista dio por sentado que tendrían una conversación normal. Pero el jefe se apartó con él y lo miró a los ojos, largamente y en silencio. Al principio, mi amigo sintió terror: le parecía que su vida estaba totalmente ex­puesta a la mirada y el silencio de un extraño. Después, el periodista empezó a profundizar su propia mirada. Así se contemplaron durante más de dos horas. Al cabo de ese tiempo, era como si se hubieran conocido toda la vida. La entrevista era innecesaria. En cierto sentido, mirar la cara de otro es penetrar en lo más profundo de su vida.
Con mucha ligereza damos por sentado que comparti­mos un solo mundo con los demás. Es verdad que en el ni­vel subjetivo habitamos el mismo espacio físico que los de­más seres humanos; después de todo, el cielo es la única constante visual de nuestra percepción. Pero este mundo exterior no permite el acceso al mundo interior del indivi­duo. En un nivel más profundo, cada uno es custodio de un mundo privado, individual. A veces nuestras creencias, opiniones y pensamientos son un medio para consolarnos con la idea de que no sobrellevamos el peso de un mundo interior singular. Nos complace fingir que pertenecemos al mismo mundo, pero estamos más solos de lo que pensa­mos. Esta soledad no se debe exclusivamente a las dife­rencias entre nosotros; deriva del hecho de que cada uno está alojado en un cuerpo distinto. La idea de la vida humana alojada en un cuerpo es fascinante. Por ejemplo, quien te visita en tu casa, se hace presente corporalmente. Trae a tu casa su mundo interior, sus vivencias y memoria a través del vehículo de su cuerpo. Mientras dura la visita, su vida no esta en otra parte; está totalmente allí contigo, frente a ti, buscándote. Al finalizar la visita, su cuerpo se endereza y se aleja llevando consigo ese mundo oculto. 






Mirant-nos per dins per entendre el Silenci



El silenci i la mirada, l'Ada i la seva performance em recorden a l'artista Marina Abramovic

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada